Hoy traemos de vuestro pasado otra pregunta que un encantador humano decidió hacerme.

Richard Upton Pickman preguntó:

Una duda me corroe y es posible que usted, habiendo contemplado la evolución de la raza humana durante tantos evos, pueda resolverla: ¿Cuál es el problema de la humanidad con el canibalismo? ¿Cómo puden condenar una práctica completamente racional y evidentemente nutritiva y sana mientras aceptan horrores tan grotescos y nauseabundos como las hamburguesas procesadas?
<Usagi-Y> Incidentalmente, ¿Aceptaria una invitación para ver mi próxima exposición de cuadros en Ulthar?

Una duda me corroe y es posible que usted, habiendo contemplado la evolución de la raza humana durante tantos evos, pueda resolverla: ¿Cuál es el problema de la humanidad con el canibalismo? ¿Cómo puden condenar una práctica completamente racional y evidentemente nutritiva y sana mientras aceptan horrores tan grotescos y nauseabundos como las hamburguesas procesadas?

Incidentalmente, ¿Aceptaria una invitación para ver mi próxima exposición de cuadros en Ulthar?


A lo cual contesté:

Estimado señor Pickman, con el canibalismo podemos observar dos problemas principales.

El primero, de ámbito médico y sin duda más objetivo, son los priones. Estas pequeñas moléculas protéicas son todo un fastidio a la hora de devorar miembros de tu misma especie, como ya han demostrado las vacas en media Europa.

El otro problema es más delicado. Se trata, como verá, del derecho por la consumición de los cadáveres. ¿Deben ser devorados sólo por los familiares? ¿por toda la comunidad? ¿por el mejor postor? Esta disyuntiva se ve aliviada en casos puntuales como Gengis Khan (derechos por conquista) o tribus pequeñas y comunales, en las cuales un anciano sabio da para varios días de festín. No obstante, en sociedades más complejas, se ha optado por la cremación, aplicando el sabio dicho de “aquí o follamos todos o tiramos el cadaver al río”.

Sea como fuere, y si me permite la sugerencia, no existe ninguna carne como la de los inuit. Le llevaré unos filetes de los mismos cuando acuda a ver su exposición.

Anuncios