Musiquita para acompañar: Patti Smith – Free Money.

Explicaciones y enlacines: Mientras que en España el cine se lleva importantes subvenciones para obras cuyo calado en el público muchas veces es ínfimo (y que encima, a pesar de estar pagadas en parte por dinero público, siguen teniendo derechos privados de propiedad intelectual), otras expresiones culturales como el cómic y el videojuego están mucho más abandonados. Algo que choca porque se ve que los videojuegos tienen más calado social y desde luego mueven más dinero.

Me figuro que habrá muchísimas otras expresiones artísticas sin fondos de ningún tipo, pero creo que es mejor no barrer para casa y señalar al que lo barre casi todo para la suya. Aquí o forniciamos todos o arrojamos la prostituta al río.

Añado que originalmente pensaba poner en la última viñeta al representante de videojuegos, pero googleando un poco vi que estrictamente en temas de subvenciones se ve que el cómic está más abandonado, o eso me pareció entender, vaya. El cómic también tiene más calado a la hora de recibir premios públicos, así que en definitiva, los dos cuentan más o menos con el mismo apoyo estatal, poquísimo, oigan.

Por otro lado, lo de la camiseta del videojueguero es el Tentáculo Púrpura y la cosa de la del comiquero es Dientes de Sable, o los primeros personajes de cada medio que se me ocurrieron en morado y naranja respectivamente.

Cosas chachi de la semana:

El desenlace de la saga de la Miri Verde en Gothic Paranoid.

Esta tira de Abstruse Goose.

La tarta zombie (enlazada en Bigger than Cheeses).

Anuncios