Musiquita para acompañar: George Michael – Freedom.

Explicaciones y enlacines: La concepción de qué es la libertad y si el individuo es realmente libre, es un asunto peliagudísimo y de momento irresoluble, básicamente porque cada persona tiene sus ideas propias acerca del asunto.

Por un lado está la cuestión de si existe el destino. Si existe no somos libres, asunto zanjado. No es moco de pavo e históricamente en occidente ha sido una risa, con un dios omnisciente, pero que a la vez da libre albedrío, glorioso malabarismo. Actualmente también puede ser un berenjenal si consideramos los universos paralelos, implicaría que todo está predestinado porque todo lo que puede ocurrir, ocurre. En cualquier caso es algo que en principio jamás sabremos, así que en mi condición de apateísta no quiero darle muchas vueltas.

Si asumimos que el destino no está fijado, queda por discernir si nuestras acciones son nuestras o no somos nosotros quienes decidimos, donde de nuevo, las teorías son abundantísimas. Desde conspiraciones con manipulación masiva a la suave influencia que produce el entorno por el mero hecho de vivir en él. Servidor por su formación, es conductista en buena parte, pero de nuevo tampoco tengo claro hasta qué punto podemos elegir o estamos preprogramados. Lo más interesante, desde luego, sería el método por el cual uno podría librarse de toda programación genética o ambiental para elegir del modo más libre posible.

Anuncios