Hola terroncitos de azúcar, hoy recuperamos una de las antiguas consultas que me fue realizada, en este caso por uno de los más antiguos seguidores de las correrías de mis amigos los Jevivoladores, el buen señor Sagrav.

Sagrav preguntó:

Querido Cuchutulu acudo a usted para que resuelva unos enigmas de mi adolescencia (los más interesantes siempre):
¿Por qué mi Metallica se amariconeó?
¿Por que escuché tantas veces el “Load” trantando de autoconvencerme de que me gustaba?

¿Es cierto lo que vieron mis ojos de madrugada en la tele y han cambiado a Jason Newsted por otro tipo que parecía sacado de una peli de Robert Rodríguez?

A lo cual yo contesté:

Encantado de poder ayudarle, señor Sagrav. Ahh, la adolescencia, época de inquietudes por el nuevo mundo que se abre ante nosotros. Paso a contestarle.

Sus Metallica eran lo de los años ochenta. Luego vinieron los 90, que fue una época de pelos cortos y Ricky Martin poniendo el himno en los Juegos Olímpicos. No creo que haya mucho que explicar.

Si oyó tantas veces el Load fue por esa ilusión propia de los hombres, que se da especialmente cuando se trata de los ídolos.

Y sobre su última pregunta, sí, y todos echamos de menos a Cliff Burton.

Anuncios