Musiquita para acompañar: Gil Scott-Heron – The Revolution will not be Televised.

Explicaciones y enlacines: De sobra son conocidos los estudios que dicen que los jóvenes (y no tan jóvenes) pasan/mos gran cantidad de horas frente al ordenador y los videojuegos.  Esto se suele ofrecer como un dato negativo, con matices, estoy de acuerdo.

La cuestión es que por lo general, la televisión (el medio que antes copaba esas horas de ocio entre los jóvenes) suele ofrecer una imagen muy negativa de este asunto, llegando incluso al alarmismo paranoide en lo referente a internet y los múltiples (supuestos) peligros de las redes sociales. Los motivos que hay detrás de esta imagen tan negativa que ofrecen pueden ir desde el propio interés económico (la pérdida de espectadores frente a otros medios) hasta la conspiranoia (dado que internet es un medio con más fuentes, el público está más informado y ya no tienen una única visión procedente de los oligopolios informativos).

Sea cual sea el motivo, no deja de hacerme gracia el choque generacional en el que los padres pretenden que los jóvenes dejen de estar tantas horas frente a las pantallas, cuando muchas veces son ellos mismos los que se han pasado el día frente a otro tipo de pantalla, la que conocen y les parece buena.

Incidentalmente, sí, las televisiones hoy día ya no tienen ese aspecto con dos antenas por detrás, pero si dibujaba un monitor creo que resultaba menos reconocible. Y además, una televisión vieja queda mejor como metáfora de una sociedad de la información vetusta.

Lo mejor de la semana por otro lado:

Esta tira de XKCD, que me ha parecido gloriosa.

Anuncios