Musiquita para acompañar:  Summer Oberture (OST Requiem for a Dream).

Explicaciones y enlacines: O un pequeño compendio de todo aquello que lleva a ganar una de esas estuatillas, tanto a nivel actuación como a nivel de película/dirección.

El nombre del protagonista Roy Ferguson fue elegido mediante el estupendo método que me enseñó Yin Nadie de mezclar dos nombres al azar de la Wikipedia. Luego he visto que así se llama el embajador de Nueva Zelanda en los EEUU, pero bueno, tampoco es muy trascendente.

Para la esposa de Roy buscaba que tuviese el típico aspecto de esposa-guapa-florero clásica de los cincuenta, así que me basé con mucha libertad en el personaje de Betty Draper, de Mad Men, que era la imagen de esposa-guapa-florero clásica de los cincuenta más reciente que tengo.

Y finalmente, sobre el título de la película en el cartel de la última viñeta, al principio intentaba hacer un rótulo elegante que realmente aparecería en alguna superproducción de las que buscan ganar el Oscar. Sin embargo, probando  herramientas de capa, aunque iba por buen camino, de pronto me salió esa cosa tan hortera que pueden ver. Y me pudo. Supongo que es como el que hace neurocirugía, va curando al paciente, pero tocando tocando, corta una arteria, empieza a salir sangre y en vez de arreglarlo piensa que es divertido y comienza a dar más cortes para empeorarlo aún más y echarse más risas.

Dejando metáforas chorras aparte… lo mejor de la semana:

Este arco de Extra Life, muy emotivo.

Esta otra de This Modern World criticando las corporaciones, ahí con su mala babilla.

Anuncios