Explicaciones y enlacines: aquí está, mi cómic de 24 horas. Un día me propuse aceptar el reto, que por si no lo saben, consiste en hacer un cómic de 24 páginas/tiras en dichas horas, seguidas (incluyendo el argumento). Se puede descansar, comer y hacer lo que sea durante dichas 24 horas, pero es un tiempo que se resta. Como experiencia fue muy interesante, y conseguí terminarlo, pero la verdad es que el resultado me quedó muy pobre, aunque esa no es la parte importante. La parte buena es que se lee enseguida.

Sí les indico que, como técnicamente, el cómic tenía que ser enviado al señor McCloud (visionario tras la idea), dudé entre hacerlo en inglés para que se pudiera entender, o en castellano, que al fin y al cabo todo el cómic es igual. Al final opté por una extraña vía de en medio y lo hice mudo, lo cual me ahorró por un lado tiempo, pero por otro fue un bonito ejercicio de narrativa.

Anuncios