Explicaciones y enlacines: aunque por fin empieza a tener algo de chicha la historia, y aparecen nazis, ésta y la siguiente tira tienen el fallo tontísimo de haberme olvidado de pintar de negro el pelo de Mono, que, brevemente y por error, se vuelve albino.