Explicaciones y enlacines: puestos a asesinar a alguien, vaya, que tampoco hay por qué hacerlo.