Aquí van los de esta semana.

Plasmius: Plasmius es un moho mucilaginoso (antiguamente hongo ameboide). Amante de la lectura y de carácter tranquilo. Aunque no aparezca, podría encajar en Fungi & Mykotas.

Iago Spanias: un curtido soldado de infantería medieval, y al mismo tiempo un conejo antropomorfizado. ¿La versión europea de Miyamoto Usagi? Dos detalles, los conejos tienen los ojos rojos, así que en realidad es aún más inquietante que en el dibujo, y ha perdido media oreja, porque si un conejo sufre una herida tiene que ser en la oreja.

Jenette Hamilton: geóloga experimentada. De fuerte carácter y aventurera, aunque es amable, su poco trato con las personas le hace parecer fría y asocial.

El señor del paraguas: dicen que en los días lluviosos ha aparecido en muchos cementerios un hombre misterioso. Vestido con un traje impecable, sombrero y un paraguas, simplemente se queda de pie cerca de alguna tumba. Nadie recuerda bien su cara y, de hecho, las descripciones que se han recogido difieren enormemente.

Algodón recordaba, aquella tarde soleada de invierno, cuando era el líder de la manada de gatos callejeros. Durante un par de años fue él quien decidió cada asunto y el primero en defender la manada de invasiones. También sabía que si no hubiese sido adoptado ahora, en su vejez, posiblemente estaría en el exilio, expulsado por otro gato más joven. Con todo, de algún modo lamentaba haber sido adoptado.

Sloppy Estévez, pese a que nunca consiguió llegar a ser el chef que siempre quiso, alcanzó la fama en el círculo culinario por su sorprendente capacidad para cortar cebollas. En cualquier forma, de cualquier tipo y siempre a una velocidad envidiable, contratar a Sloppy suponía la diferencia entre una cena estupenda y una cena insuperable. El único problema es que en no pocas ocasiones, el resto de los empleados se quedaban embobados viendo cómo quilos y quilos de cebolla eran convertidos en arte en apenas unos minutos.

Stella Gladstone es la asesina que está en el tercer puesto del ranking de asesinos de Obliterate City. Sigue esperando a que aparezca un aspirante al primer puesto que le ofrezca una pelea interesante, pero hasta el momento ningún rival ha estado a la altura. Ciertamente podría intentar ascender ella misma, pero temer que si consigue llegar al número uno, se le cerrará una posibilidad de conseguir un buen combate. Y por supuesto, no se me ocurre ninguna saga en la cuál podría encajar.

Ruina de la batalla: una de las muchas espadas sentientes que pueblan el mundo. Por supuesto, como la mayoría, acaba influyendo en la personalidad de su dueño, pero al contrario que la mayoría de las espadas, que incitan a la batalla y la agresividad, 0 se niegan a envainarse antes de haber probado la sangre o que instan al dueño a buscar tal o cual tesoro, Ruina de la batalla, a sabiendas de que el conflicto la acabaría mellando, incita a la diplomacia. Es bien sabido que además aumenta tremendamente el carisma de su poseedor y sutilmente hace que de su boca las amables palabras de paz fluyan hasta los oídos de los demás, consiguiendo en muchas ocasiones, alianzas y paz duraderas. De ahí su nombre, que en realidad es más literal y menos figurativo de lo que la gente piensa. La mayoría de los guerreros preferirían no encontarla, pero su aspecto anodino hace difícil identificarla hasta que ya es tarde.

Anuncios