Tobold a pesar de su aspecto serio y aguerrido, es uno de los guerreros teutoni más abiertos y alegres de su época. Con algunos compañeros de su tribu, realiza frecuentes expediciones al sur, para estar siempre al corriente de lo que se cuece en las fronteras del Imperio. Aunque teme que el conflicto sea inevitable, piensa que conocer al potencial enemigo puede evitar, quizás, el derramamiento de sangre.

El revisor de Saint-Fargeau hombre rutinario como pocos, se levantaba a la misma hora, se vestía siempre con trajes de mismo corte y llegaba a la misma hora a su rutinario trabajo, picar los billetes de los pasajeros de dicha estación. Lo que nadie sabía es que tanto empeño invariable tenía el objetivo oculto de picar los billetes en un patrón concreto, una antigua cábala que en sólo doce años más de picar billetes acabará provocando un espasmo de locura a través de todo el planeta.

Poketington es un pokémon único, difícil de encontrar y de capturar. Con todo, el entrenador Pokémon que tenga la suerte de cazarlo encontrará que es difícil de manejar, ya que su actitud deja mucho que desear y sus ataques son “Comentar el juego de cricket” “Tomar té.” “Leer The Financial Times” “Impactrueno” y “Desprendimiento de monóculo”.

Severiano Toledano es el monitor de gimnasio más popular. Atractivo y carismático, no sólo tiene una vida social envidiable, sino que su carrera sólo se puede definir como brillante. Lo que nadie sabe es que la pasión de Severiano son las matemáticas puras y tanto en su tiempo libre como durante el trabajo, su mente es un baile de trigonometría, derivadas, matrices y muchas cosas más. Una pasión que prefiere que quede en secreto porque sospecha (con buena base) que de saberse, la gente ya no le miraría igual.

Lithium Comet es el bajista del grupo Spaceship Zinc. El más reservado y arisco del mismo. Piensa que el grupo debería implicarse más en hacer crítica social y siempre anda sugiriendo letras de lo más subversivas.

Vaporcito avanzaba con decisión por las vías, dispuesto a ganar la gran carrera de trenes. Pese a ser tan joven y pequeño, y que nadie creyese en él, ya estaba en segundo lugar. Y sólo la malvada locomotora de la Atlantic Yuxtaposition se interponía entre él y la meta. A estas alturas la gente apoyaba a Vaporcito, que había mostrado un gran coraje, pese a no tener pito.