El doctor Müller comenzó sus experimentos de ciencia y alquimia cuando se enteró de que le aquejaba una enfermedad que en unos meses acabaría con su vida. La extraña y gruesa armadura de roca que le mantenía vivo fue un efecto inesperado. Aún más inesperado fue darse cuenta de que dicha armadura le proporcionaba fuerza y resistencia sobrehumanas. Y todavía se sorprendió más cuando, tras defenderse de unos asaltantes de su castillo, se dio cuenta de que su nueva condición podía servirle para guardar la seguridad de los súbditos de su condado. El capitán Jack Limebeard, terrible corsario, surcaba los mares. Tras haber saqueado durante años galeones que cargaban oro de las américas, la corona le había dado patente para ser quien guiase y guardase desde entonces las rutas marítimas. Desde que él estaba al cargo, ni uno solo de los preciosos cargamentos de limas se habían perdido. Murakami Inukai el único hijo de un guerrero intachable, no ha seguido la intachable marca familiar. Después de varios infortunios ha terminado alquilando su manejo de la espada. Espada que, por cierto, es el único legado que conserva como herencia y que podría vender por una fortuna si Inukai conociese su auténtico valor. En lugar de eso, pasa los ratos muertos en tabernas, casas de apuestas y burdeles, gastando rápidamente lo que ha conseguido ganar. También podría ganar mucho más si fuese consciente de que es el mejor espadachín de su época. Nadezhda era la espía más eficiente del país. Su capacidad para el mimetismo y su facilidad para la seducción habían conseguido que muchos dignatarios de otros países le revelasen secretos de tremenda importancia, eso sin contar la cantidad de enemigos que había conseguido liquidar, por muy cuidadosos que fuesen. Además, el hecho de que fuese un robot impedía que se enamorase del primer espía rival que llevase un esmoquin. Algo que sucedía con más frecuencia de que uno podría pensar. Bocetus McEsbozo es apenas cuatro rayas en el papel. Proyecto desechado de hacer un cómic, ni siquiera tiene un nombre apropiado, rasgos definidos o personalidad destacable. Bocetus sigue esperando a que quizás, un día, su creador se ponga las pilas y dedique un poco de tiempo a terminarle. Espera, porque sabe que si eso ocurre, podría vivir toda clase de aventuras, conseguir un nuevo aspecto mucho más chulo y por fin podría tener una personalidad. Twosteps tiene el poder de crear dos portales. Uno de entrada a dos pasos de distancia y otro de salida a dos pasos de distancia de ese. Quizás no es espectacular, pero le sirve para desorientar a los enemigos, especialmente si cargan contra ella. Pese a su entusiasmo y sus ganas por ser superheroína, Twosteps sabe que no es demasiado útil a sus compañeros de profesión, y su autoestima no es muy alta, pero piensa que ya que tiene ese don, merece la pena salir a combatir el crimen. Al fin y al cabo ocasionalmente consigue ayudar. Woo es un ente metamórfico, colmenar e inquisitivo. A pesar de su curiosidad, no conoce muchas otras formas de vida (y menos otras formas de vida que sean unimentes), así que tiene ciertas dificultades para tratar con los demás. Menos mal que es de naturaleza bonachona.

Pankimupu es superfuerte. Aunque sea un humano normal de quince años, ya es más fuerte que Goku y Vegeta juntos. Y de hecho cuando Bu resucitó más fuerte vino Pankimupu y le derrotó y Vegeta dijo que era el guerrero más fuerte que hay, aunque Vegeta nunca admita que alguien es más fuerte. Y luego le gusta a muchas chicas, pero pasa de ellas porque son todas idiotas.