Explicaciones y enlacines: por varios motivos existe la creencia de que 2012 será el año del fin del mundo. Como muchos otros años, vaya. Menos mal que Cuchutulu ha cogido un poco de ternura y prefiere retrasarlo aunque las estrellas estén alineadas.

Anuncios