Explicaciones y enlacines: y así, el faro de Chekhov acabó convirtiéndose en un arma. ¿Quién se lo habría podido imaginar?

Anuncios