Explicaciones y enlacines: aparte de la imaginería opiácea de nubes, flores y tonos pastel, otra de las constantes de los anuncios de compresas es la alusión acerca de cómo eliminan el olor producido por la regla. Lo curioso es que tal y como lo dicen, parece que la menstruación produce siempre un hedor insoportable y detectable desde muchos metros, con lo inútiles que somos las personas en el campo del olfato (y hay que señalar que generalmente, las mujeres tienen mejor olfato, y es especialmente fino durante los primeros días del ciclo). Toda esta exageración de una problemática no deja de ser la típica estratagema publicista, claro, pero en la que subyace, creo, una idea interesante, el evitar ser marcado, que no se note mucho que, fijense, la chica al uso, es una mujer sana y normal que le ocurre lo que a casi todas las mujeres sanas y normales. No se vaya a cortar la mayonesa.