Tira0574

Explicaciones y enlacines: un hermoso cuatro de Marzo de 2003, un joven apuesto y destinado a grandes cosas comenzaba lo que sería el inicio de su fulgurante carrera. Yo, por otro lado, comencé un webcómic que pretendía recopilar una serie de historias de un grupo de amigos (sí, efectivamente). Cuando comencé el concepto de webcómic y de público no era algo que rondase por mi cabeza, y ni siquiera sabía que, por aquel entonces, estaba siendo casi un pionero. ¿Sospechaba entonces que aquellas tarde de dibujo con los Jevivoladores derivarían en diez años de tiras? Pues evidentemente no, y ese traje de tae-kwon-do ya perdido y ese bajo eléctrico que coge polvo en una esquina subían las apuestas a que los Jevivoladores engrosarían la ya bastante nutrida lista de cómics abandonados. Pero hete aquí que cumple diez años.

Los seguidores con (muy) buena memoria quizás recuerden esta otra tira, que servía para conmemorar la número 200 y que, al igual que esta, nos echa un vistazo al futuro. Pueden hacer teorías sobre qué corcho va a ocurrir.

Me alegra decir que he contado con la colaboración de dos apreciados (por mí al menos) dibujantes. El primero de ellos es John Wheel,  señor prolífico, misterioso, gran narrador y persona con la que siempre da gusto charlar. Decidió traer una historia sobre Rigoberto, que le da un giro totalmente radical al personaje y que tal y como comenté, ahora es canon. El segundo es Sagrav, señor tan íntegro como buen dibujante y cuyo amor por lo esperpéntico me ha proporcionado demasiados minutos de sentimientos encontrados. Ha elegido hacer una ilustración sobre el Choca-Pic gigante de 50 pies que quita el hipo.

Todo mi agradecimiento para estos dos buenos señores. También para los lectores, tanto los que comenzaron hace diez años (que me consta que alguno queda y les alabo su paciencia) como los recién incorporados. Y por supuesto a los Jevivoladores, sin los cuales esto ni siquiera existiría. Podéis deducir por la tira que aún queda mucha historia que contar y que de momento, tengo intención de llevarla hasta el final. Si alguno se la lee entera y le gusta, creo que merecerá la pena.

Un saludo, gracias de nuevo, y a Jevivolar todos.

Anuncios